Miguel Rodríguez Garzón

El cadáver de un vendedor de la ONCE de 28 años estuvo 11 días en un kiosko

Noticias

Miguel Rodríguez Garzón de 28 años, vendedor de la ONCE permaneció once días muerto en un kiosko de la ONCE en pleno Chamberí, sin que nadie se percatara a su paso.

Las persianas del kiosko en la calle Hilarión Eslava, 26 casi esquina con Fernando el Católico, estaban bajadas de modo que ningún transeúnte pudo notar nada extraño.

La autopsia determinó que había muerto por un edema cerebral en la mañana del 26 de octubre. Miguel era un chico simpático y sonriente. “Siempre que le comprabas te deseaba suerte” comentan los vecinos. Tenía alguna minusvalía física pero no era invidente.

Miguel Rodríguez Garzón
Miguel Rodríguez Garzón

En la mañana del día 25 registró varias ventas con su datáfono y en el descanso para el almuerzo hizo su última comunicación con la central para anular unos cupones no vendidos.

Miguel llevaba dos años trabajando en la ONCE. Vivía con sus padres en Alpedrete, donde también colaboraba con el Cuerpo de Voluntarios de Protección Civil. Los familiares reportaron su desaparición el viernes 25 de octubre, pero el hallazgo por un trabajador del servicio de la limpieza, no se produjo hasta la madrugada del 5 de noviembre.

Nadie de la compañía abrió la cabina, una negligencia que ha indignado a los sindicatos Comisiones Obreras y CSIF, que han registrado una denuncia ante la Inspección de Trabajo contra el representante legal de la Delegación Territorial de la ONCE en Madrid por vulneración de normas y legislación laboral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.